base de conocimiento
CTRL+F para buscar su palabra clave

Walter Duranty

Walter Duranty

Walter Duranty (25 de mayo de 1884 - 3 de octubre de 1957) fue un periodista angloamericano nacido en Liverpool que se desempeñó como Jefe de la Oficina de Moscú del New York Times durante catorce años (1922–1936) tras la victoria bolchevique en la Civil rusa Guerra (1918-1921).

En 1932, Duranty recibió un Premio Pulitzer por una serie de informes sobre la Unión Soviética, once de los cuales fueron publicados en junio de 1931. Fue criticado por su posterior negación de la hambruna generalizada (1932-1933) en la URSS, especialmente la hambruna en Ucrania. Años más tarde, hubo llamadas para revocar su Pulitzer. En 1990, The New York Times , que presentó sus obras para el premio en 1932, escribió que sus artículos posteriores que negaban la hambruna constituían "algunos de los peores informes que aparecieron en este periódico".

Vida temprana y carrera

Duranty nació en una familia Merseyside de clase media, hijo de Emmeline (née Hutchins) y William Steel Duranty. Sus abuelos se mudaron a Birkenhead en el Wirral desde las Indias Occidentales en 1842 y establecieron allí un exitoso negocio comercial en el que trabajaba su padre. Estudió en Harrow, una de las escuelas públicas más prestigiosas de Gran Bretaña, pero un colapso repentino en el negocio familiar llevó a una transferencia a Bedford College. Sin embargo, luego obtuvo una beca para estudiar en el Emmanuel College, Cambridge, donde se graduó con un título de primera clase.

Después de completar su educación, Duranty se mudó a París. La biógrafa de Duranty, Sally J. Taylor, dijo que Duranty conoció a Aleister Crowley y participó en rituales mágicos con él durante este período. Según Taylor, Duranty se involucró en una relación con la amante de Crowley, Jane Cheron, y finalmente se casó con ella. Crowley llamó a Walter Duranty "mi viejo amigo" y citó el libro de Duranty "I Write as I Please" en su libro Magick Without Tears .

Durante la Gran Guerra, Duranty trabajó por primera vez como reportero para The New York Times . Una historia que Duranty presentó sobre la Conferencia de Paz de París, en 1919, le ganó una mayor atención como periodista. Luego se mudó a Riga, la capital de Letonia, para cubrir eventos en los nuevos Estados bálticos independientes.

Carrera en Moscú, 1922–1934

Duranty se mudó a la Unión Soviética en 1921.

De vacaciones en Francia en 1924, la pierna izquierda de Duranty resultó herida en un choque de trenes. Después de una operación, el cirujano descubrió gangrena; y la pierna fue amputada. Una vez que se recuperó, Duranty retomó su carrera como periodista en la Unión Soviética. Durante la Nueva Política Económica con su economía mixta, los artículos de Moscú de Duranty no llamaron la atención. Fue después de la llegada del primer plan quinquenal (1928-1933), que tenía como objetivo transformar la industria y la agricultura soviéticas, que Duranty dejó su huella.

En 1929, se le concedió una entrevista exclusiva con Joseph Stalin que mejoró enormemente su reputación como periodista. Duranty permanecería en Moscú durante doce años, estableciéndose en los Estados Unidos en 1934. A partir de entonces, permaneció como retenedor de The New York Times , lo que le obligó a pasar varios meses al año en Moscú. Fue en esta capacidad que Duranty informó sobre los juicios de los opositores políticos de Stalin en 1936-1938.

Opiniones sobre la Unión Soviética, 1931 y después

En la serie de informes de 1931 por la que recibió el Premio Pulitzer de correspondencia de 1932, Duranty argumentó que el pueblo ruso era de pensamiento "asiático": valoraban el esfuerzo comunitario y requerían un gobierno autocrático. La individualidad y la empresa privada eran conceptos ajenos al pueblo ruso, que solo conducían a la disrupción social y eran inaceptables para ellos, así como la tiranía y el comunismo eran inaceptables para el mundo occidental.

Los intentos fallidos, desde la época de Pedro el Grande, de aplicar los ideales occidentales en Rusia eran una forma de colonialismo europeo, escribió, que finalmente había sido barrida por la Revolución de 1917. Vladimir Lenin y su Nueva Política Económica fueron fracasos contaminados por el pensamiento occidental. Duranty sintió que Stalin desechó la Nueva Política Económica porque no tenía competencia política. La hambruna en Ucrania demostró la falta de oposición organizada a Stalin, porque su posición nunca estuvo realmente amenazada por la catástrofe; Las purgas de Stalin seguramente contribuyeron a este vacío político. Stalin logró hacer lo que Lenin solo podía intentar hacer, es decir, "restableció un dictador de la idea imperial y se puso a cargo" por medio de la intimidación. "Stalin no se veía a sí mismo como un dictador, sino como un" guardián de una llama sagrada "que llamó estalinismo por falta de un nombre mejor". El plan quinquenal de Stalin era un intento de lograr una nueva forma de vida para El pueblo ruso.

Duranty argumentó que la mentalidad de la Unión Soviética en 1931 difería mucho de la percepción creada por las ideas de Karl Marx. Duranty afirmó: "Sería más apropiado referirse al principio presente durante el período del reinado de Stalin como 'estalinismo'", que Duranty vio como una progresión e integración del marxismo combinado con el leninismo. En uno de los artículos presentados para el Premio Pulitzer ("El estalinismo aplasta a los enemigos en nombre de Marx", 24 de junio de 1931) Duranty da su opinión sobre las acciones soviéticas en el campo que eventualmente llevaron a la hambruna.

lo que está sucediendo ahora con los kulaks está conduciendo al mismo resultado: los kulaks que, bajo el leninismo eran una clase casi privilegiada, alentados a trabajar y prosperar (Bujarin entonces el principal portavoz del leninismo, ... una vez les dijeron a los campesinos: " Enriquécense, "es decir, conviértase en kulaks mejor que, o en una clase diferente, de sus compañeros por esfuerzo individual y de autoayuda?" "La liquidación del kulak como clase" dirige el eslogan actual cuyo significado en términos de realidad es que 5,000,000 de seres humanos, 1,000,000 familias de los mejores y más enérgicos granjeros serán desposeídos, dispersados, demolidos, literalmente derretidos o "liquidados" en la creciente inundación de proletarios sin clases. Aquí, cuando se llega al fondo, está la justificación suprema desde el ángulo bolchevique de la presión cruel y a menudo sangrienta sobre "el antiguo pueblo" o los enemigos de clase del zar al kulak. Donde el marxismo teorizó los actos de Stalin. El marxismo dice: "Elimina las distinciones de clase" y el estalinismo lo hace mediante el simple y efectivo proceso de destrucción, ya que Tamerlán destruyó a sus enemigos o el profeta hebreo buscó la gloria de Jehová.

Duranty a veces afirmó que los individuos enviados a los campos de trabajo en el norte ruso, Siberia o Kazajstán tenían la opción de unirse a la sociedad soviética o convertirse en forasteros desfavorecidos. Sin embargo, también dijo que, para aquellos que no podían aceptar el sistema, "el destino final de tales enemigos es la muerte". Aunque describió el sistema como cruel, dijo que "no tiene un resumen a favor o en contra, ni ningún otro propósito que no sea tratar de decir la verdad". Termina el artículo con la afirmación de que la brutal campaña de colectivización fue motivada por la "esperanza o promesa de un posterior levantamiento" de masas de mentalidad asiática en la Unión Soviética que solo la historia podría juzgar.

En lugar de simplemente repetir el punto de vista estalinista, Duranty a menudo admitió la brutalidad del sistema estalinista y luego procedió a explicar y defender por qué la dictadura o la brutalidad eran necesarias. Además, repitió los puntos de vista soviéticos como su propia opinión, como si sus "observaciones" de Moscú le hubieran dado una visión más profunda del país en su conjunto.

Las motivaciones de Duranty se han debatido acaloradamente y sus informes son criticados por no ser demasiado críticos con la URSS, presentando la propaganda soviética como informes legítimos.

En su elogio a Joseph Stalin como un dictador imperial, nacional, "auténticamente ruso" para ser comparado con Iván el Terrible, Duranty expresó puntos de vista similares a los de algunos emigrados blancos (rusos) durante el mismo período, es decir, el movimiento Smenovekhovtsy, haciendo eco esperanzas aún más tempranas del movimiento del eurasianismo y las corrientes del grupo Mladorossi en la década de 1920. (Por supuesto, Stalin no era ruso, sino georgiano, con ancestros osetios lejanos, su bisabuelo paterno era osetio, un hecho que él mismo minimizó durante su vida).

En 1933, Stalin recompensó este elogio y aprecio diciendo que Duranty intentó "decir la verdad sobre nuestro país".

Reportando la hambruna de 1932-1933

En The New York Times el 31 de marzo de 1933, Walter Duranty denunció informes de una hambruna y, en particular, atacó a Gareth Jones, un periodista británico que había presenciado el hambre en Ucrania y emitió un comunicado de prensa ampliamente publicado sobre su difícil situación dos días antes. en Berlín. (La liberación de Jones fue precedida inmediatamente por tres artículos no firmados que describen la hambruna en el Manchester Guardian ).

Bajo el título "Rusos hambrientos, pero no hambrientos", el artículo de Duranty describió la situación de la siguiente manera:

En medio del duelo diplomático entre Gran Bretaña y la Unión Soviética sobre los ingenieros británicos acusados, aparece de una fuente británica una gran historia de miedo en la prensa estadounidense sobre la hambruna en la Unión Soviética, con "miles ya muertos y millones amenazados por muerte por inanición.

El "duelo diplomático" fue una referencia al arresto de ingenieros de la empresa Metropolitan-Vickers que trabajaban en la URSS. Acusados ​​con ciudadanos soviéticos de "destruir" (sabotear) la planta que estaban construyendo, fueron objeto de uno de una serie de juicios presididos por Andrey Vyshinsky durante el Primer Plan Quinquenal.

Cinco meses después (23 de agosto de 1933), en otro artículo del New York Times , Duranty escribió:

Cualquier informe de una hambruna en Rusia es hoy una exageración o propaganda maligna. Sin embargo, la escasez de alimentos, que ha afectado a toda la población en el último año y particularmente en las provincias productoras de granos, Ucrania, el Cáucaso del Norte y el Bajo Volga, ha causado grandes pérdidas de vidas.

Duranty concluyó que "es conservador suponer" que, en ciertas provincias con una población total de más de 40 millones, la mortalidad "al menos se triplicó". El duelo en la prensa sobre las historias de hambruna no perjudicó la estima de Duranty. Luego, The Nation describió su informe como "los despachos más iluminados y desapasionados de una gran nación en proceso de publicación en cualquier periódico del mundo".

Después de negociaciones delicadas en noviembre de 1933 que dieron lugar al establecimiento de relaciones entre los EE. UU. Y la URSS, se ofreció una cena para el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Maxim Litvinov, en el hotel Waldorf-Astoria de la ciudad de Nueva York. Cada uno de los nombres de los asistentes fue leído a su vez, cortésmente aplaudido por los invitados, hasta el de Duranty. Con lo cual, Alexander Woollcott escribió, "se evocó el pandemonio realmente prolongado ... De hecho, uno tuvo la impresión de que Estados Unidos, en un espasmo de discernimiento, estaba reconociendo tanto a Rusia como a Walter Duranty".

Sally J. Taylor, autora de la crítica crítica de Duranty , Apologista de Stalin , argumenta que su informe de la URSS fue un factor clave en la decisión del presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt de 1933 de otorgar el reconocimiento oficial a la Unión Soviética.

Carrera posterior

En 1934, Duranty salió de Moscú y visitó la Casa Blanca en compañía de funcionarios soviéticos, incluido Litvinov. Continuó como corresponsal especial para The New York Times hasta 1940.

Escribió 1940 libros sobre la Unión Soviética después de 1940. Su nombre estaba en una lista mantenida por el escritor George Orwell de aquellos que Orwell consideraba inadecuados como posibles escritores para el Departamento de Investigación de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores británico debido a la posibilidad de que simpatizaran demasiado con ellos. comunismo o agentes comunistas posiblemente pagados.

Muerte

Duranty murió en Orlando, Florida en 1957 y está enterrado en el cementerio de Greenwood.

Beca sobre el trabajo de Duranty

Duranty estaba informando en un momento en que las opiniones estaban fuertemente divididas sobre la Unión Soviética y su liderazgo.

La admisión de la URSS a la Liga de las Naciones en 1934 fue vista con optimismo por algunos. Otros vieron una confrontación inevitable entre el fascismo y el comunismo como la exigencia de que los individuos se pongan de un lado u otro. Después de la invasión alemana de la URSS, Joseph E. Davies, ex embajador de los Estados Unidos en la Unión Soviética (1936–1938), escribió positivamente sobre "Rusia y su pueblo en su valiente lucha por preservar la paz hasta que una agresión despiadada hizo inevitable la guerra". En el mismo libro se refirió a Stalin como un hombre "decente y de vida limpia" y "un gran líder".

Muchos reporteros de la época de Duranty inclinaron su cobertura a favor de la Unión Soviética. Algunos contrastaron con el mundo capitalista, hundiéndose bajo el peso de la Gran Depresión; otros escribieron desde una verdadera creencia en el comunismo; algunos actuaron por temor a ser expulsados ​​de Moscú, lo que resultaría en una pérdida de sustento. En casa, a muchos de sus editores les resultaba difícil creer que un estado matara de hambre deliberadamente a millones de personas. Los informes de Duranty para The New York Times fueron una fuente de mucha frustración para los lectores del periódico en 1932, porque contradecían directamente la línea adoptada en la página editorial del periódico.

El Holodomor (1932-1933) y los juicios de Moscú de 1938

Duranty ha sido criticado por diferir a Stalin y la propaganda oficial de la Unión Soviética en lugar de informar noticias, tanto cuando vivía en Moscú como más tarde. Por ejemplo, más tarde defendió los juicios de Stalin en Moscú de 1938, que se organizaron para eliminar posibles retadores a la autoridad de Stalin.

La principal controversia con respecto a su trabajo sigue siendo su informe sobre la gran hambruna de 1932-1933 que afectó a ciertas partes de la URSS después de que la agricultura fue "colectivizada" por la fuerza y ​​rápidamente. Publicó informes declarando que "no hay hambruna o hambruna real ni es probable que haya" y "cualquier informe de hambruna en Rusia es hoy una exageración o propaganda maligna". En Ucrania, la región más afectada, este desastre provocado por el hombre se conoce hoy como Holodomor.

Desde finales de la década de 1960, el trabajo de Duranty ha sido criticado cada vez más por no informar la hambruna. Robert Conquest criticó los informes de Duranty en The Great Terror (1968), The Harvest of Sorrow (1986) y, más recientemente, en Reflections on a Ravaged Century (1990). Joseph Alsop y Andrew Stuttaford se manifestaron contra Duranty durante la controversia del Premio Pulitzer. "Mentir era la acción de Duranty en el comercio", comentó Alsop. En sus memorias, el periodista británico Malcolm Muggeridge, entonces corresponsal de The Manchester Guardian en Moscú, habló de la "mentira persistente" de Duranty y en otros lugares lo llamó "el mentiroso más grande que he conocido".

Lo que Duranty sabía y cuándo

Mientras tanto, estaba claro, por los comentarios de Duranty a otros, que él era plenamente consciente de la magnitud de la calamidad. En 1934, informó en privado a la embajada británica en Moscú que hasta 10 millones de personas pudieron haber muerto, directa o indirectamente, por la hambruna en la Unión Soviética el año anterior.

Tanto la inteligencia británica como la ingeniera estadounidense Zara Witkin (1900–1940), que trabajó en la URSS de 1932 a 1934, confirmaron que Duranty tergiversó a sabiendas información sobre la naturaleza y la magnitud de la hambruna.

Hay algunos indicios de que la mala dirección deliberada de Duranty con respecto a la hambruna puede haber sido el resultado de coacción. Conquest creía que Duranty estaba siendo chantajeado por sus inclinaciones sexuales.

En su libro de 1944, Duranty habla en un tono castigado sobre sus informes de 1932–34, pero solo ofrece una defensa estalinista de ello. Admite que las personas murieron de hambre, incluidos no solo "enemigos de clase" sino también comunistas leales, pero dice que Stalin se vio obligado a ordenar las requisas para equipar al Ejército Rojo lo suficiente como para disuadir una inminente invasión japonesa (una repetición de la intervención siberiana de un una década antes), en otras palabras, para salvar a la Unión Soviética de la fatalidad militar inminente, no porque Stalin quisiera colectivizar a la población a punta de pistola, bajo pena de muerte. Aunque es probable que Stalin hizo esperar una invasión japonesa (esperando ataques extranjeros todo el tiempo), los historiadores actuales no aceptan la opinión de que era su única motivación y que Stalin no tenían intención alguna dominación política cruel y despiadada de la población soviética. Sobre la idea de que Stalin tenía la intención de lo último, Duranty dijo: "¡Qué error!" Pero hoy esa afirmación de "concepto erróneo" está en sí misma bien establecida para ser, en el mejor de los casos, un autoengaño y, en el peor de los casos, una repetición consciente de la falsa propaganda estalinista, la falsedad se puede demostrar hoy a la luz de una gran cantidad de evidencia ahora disponible públicamente (en el post Discurso secreto y épocas postsoviéticas) pero no disponible públicamente en 1944.

Pide la revocación del Premio Pulitzer, 1990–2003

La preocupación por los informes de Duranty sobre la hambruna en la Ucrania soviética llevó a un movimiento para despojarlo póstuma y simbólicamente del Premio Pulitzer que recibió en 1932.

En respuesta a Stalin's Apologist (1990), la biografía crítica de Sally J. Taylor, The New York Times asignó a un miembro de su consejo editorial, Karl Meyer, para escribir un editorial firmado sobre el trabajo de Duranty para el Times . En un artículo mordaz, Meyer dijo (24 de junio de 1990) que los artículos de Duranty eran "algunos de los peores informes que aparecen en este periódico". Duranty, dijo Meyer, había apostado su carrera al ascenso de Stalin y "se esforzó por preservarlo ignorando o excusando los crímenes de Stalin". La Junta de Pulitzer en 1990 reconsideró el premio, pero decidió preservarlo como otorgado. Cuatro años antes, en una revisión de The Harvest of Sorrow (1986) de Robert Conquest, el ex reportero de la oficina de Moscú Craig Whitney escribió que Duranty ignoró efectivamente la hambruna hasta que casi había terminado.

En 2003, luego de una campaña internacional de la Asociación de Libertades Civiles de Ucrania y Canadá, la Junta Pulitzer comenzó una nueva investigación, y The New York Times contrató a Mark von Hagen, profesor de historia rusa en la Universidad de Columbia, para revisar el trabajo de Duranty en su conjunto. Von Hagen descubrió que los informes de Duranty no estaban equilibrados ni eran críticos, y que con demasiada frecuencia daban voz a la propaganda estalinista. En comentarios a la prensa, declaró: "Por el honor del New York Times , deberían quitarle el premio". The Times envió el informe de von Hagen a la Junta Pulitzer y dejó que la Junta tomara las medidas que consideraran apropiadas. En una carta que acompaña el informe, el editor del New York Times, Arthur Ochs Sulzberger, Jr., llamó al trabajo de Duranty "descuidado" y dijo que "debería haber sido reconocido por sus editores y sus jueces Pulitzer hace siete décadas".

Finalmente, Sig Gissler, administrador de la junta del Premio Pulitzer, se negó a revocar el premio. En un comunicado de prensa del 21 de noviembre de 2003, declaró que con respecto a los 13 artículos de Duranty de 1931 presentados para el premio "no había evidencia clara y convincente de engaño deliberado, el estándar relevante en este caso".

Premios literarios

(que no sea Pulitzer )

  • O. Henry Awards, primer premio, 1928, por "The Parrot", Redbook , marzo de 1928.

Trabajos

Libros

( cronológico )

  • La curiosa lotería y otros cuentos de la justicia rusa . Nueva York: Coward – McCann, 1929
  • Economía roja . Nueva York: Houghton Mifflin Company, 1932
  • Duranty Reports Rusia . Nueva York: The Viking Press, 1934
  • Escribo como quiero . Nueva York: Simon y Schuster, 1935
  • Europa: ¿guerra o paz? Folletos de Asuntos Mundiales No. 7 . Nueva York: Asociación de Política Exterior y Boston: Fundación Mundial para la Paz, 1935.
  • Solomans Cat . Grand Rapids: Mayhew Press, 1937.
  • One Life, One Kopeck - Una novela . Nueva York: Simon y Schuster, 1937
  • Bebés sin colas, Historias de Walter Duranty . Nueva York: Modern Age Books, 1937
  • El Kremlin y el pueblo . Nueva York: Reynal y Hitchcock, 1941
  • URSS: La historia de la Rusia soviética . Nueva York: JB Lippincott Company, 1944
  • Stalin & Co .: El Politburó, Los hombres que dirigen Rusia . Nueva York: W. Sloane Associates, 1949

Publicaciones periódicas

( contribuyente )

  • "The Parrot", Redbook , marzo de 1928.
  • ASIA Magazine , Volumen XXXV, Número 11; Noviembre de 1935.
  • ASIA Magazine , Volumen XXXVI, Número 2; Febrero de 1936.

Artículos presentados para el Premio Pulitzer de 1932

Serie de once partes en The New York Times

  • "Rusia roja de hoy gobernada por el estalinismo, no por el comunismo" (14 de junio de 1931)
  • "El primer objetivo del socialismo en el programa soviético; el comercio gana en segundo lugar" (16 de junio de 1931)
  • "El estalinismo deja de lado la idea de la revuelta mundial; ganar a Rusia primero" (18 de junio de 1931)
  • "El éxito industrial envalentona a los soviéticos en la nueva política mundial" (19 de junio de 1931)
  • "El equilibrio comercial es un nuevo objetivo soviético" (20 de junio de 1931)
  • "Opinión de las soluciones soviéticas por el control más amplio" (22 de junio de 1931)
  • "La censura soviética afecta más a Rusia" (23 de junio de 1931)
  • "El estalinismo aplasta a los enemigos en nombre de Marx" (24 de junio de 1931)
  • "El ejército rojo no es una amenaza para la paz" (25 de junio de 1931)
  • "Stalinism Solving Minorities Problem" (26 de junio de 1931)
  • "La marca del estalinismo es la disciplina del partido" (27 de junio de 1931)

Dos artículos en la revista The New York Times

  • "La mirada rusa del mundo" (29 de marzo de 1931)
  • "La Rusia de Stalin es un eco de hierro de Ivan" (20 de diciembre de 1931)

Traducciones

  • La historia de la escalera de Lafayette , contada por su comandante, el capitán Georges Thenault. Traducido por Walter Duranty. Boston: Small, Maynard & Company (1921).