base de conocimiento
CTRL+F para buscar su palabra clave

Investigación sobre los efectos de la violencia en los medios de comunicación.

Los estudios de violencia en los medios de comunicación analizan el grado de correlación entre los temas de violencia en las fuentes de los medios (particularmente la violencia en los videojuegos, la televisión y las películas) con la agresión y la violencia en el mundo real a lo largo del tiempo. Muchos científicos sociales apoyan la correlación. Sin embargo, algunos académicos sostienen que la investigación en los medios tiene problemas metodológicos y que los resultados son exagerados (Ferguson y Kilburn, 2009; Freedman, 2002; Pinker 2002; Savage, 2004)

Las quejas sobre los posibles efectos nocivos de los medios de comunicación aparecen a lo largo de la historia, incluso Platón estaba preocupado por los efectos de las obras de teatro en la juventud. Varios medios / géneros, incluidas novelas de diez centavos, cómics, jazz, rock and roll, juegos de rol / juegos de computadora, televisión, películas, internet (por computadora o teléfono celular) y muchos otros han atraído la especulación de que los consumidores de dichos medios pueden llegar a ser más agresivo, rebelde o inmoral. Esto ha llevado a algunos académicos a concluir declaraciones hechas por algunos investigadores que simplemente se ajustan a un ciclo de pánico moral basado en los medios (por ejemplo, Gauntlett, 1995; Trend, 2007; Kutner y Olson, 2008). El advenimiento de la televisión impulsó la investigación sobre los efectos de este nuevo medio en la década de 1960. Gran parte de esta investigación ha sido guiada por la teoría del aprendizaje social desarrollada por Albert Bandura. La teoría del aprendizaje social sugiere que una forma en que los seres humanos aprenden es mediante el proceso de modelado.

Teorías de los efectos de los medios

Teoria de aprendizaje social

La teoría del aprendizaje social se originó con la de Bandura, que sugiere que los niños pueden aprender la agresión al ver a otros. Se observó modelado de comportamiento en los experimentos de Bobo Doll de Bandura. Bandura presentó a los niños un modelo agresivo: el modelo jugó con juguetes de juguete "inofensivos" durante un minuto más o menos, pero luego avanzó hacia la muñeca Bobo, la modelo dejó la muñeca Bobo y fue violenta hacia ella; golpeó su nariz, lo golpeó con un mazo, lo lanzó al aire y lo pateó. Además, se hicieron comentarios verbales en relación. Luego pusieron a los niños en una habitación con una muñeca Bobo para ver si imitaba el comportamiento visto anteriormente en el video.

Los resultados de este experimento sugieren que los niños tienden a modelar el comportamiento que presenciaron en el video. Esto a menudo se ha dado a entender que los niños pueden imitar comportamientos agresivos presenciados en los medios. Sin embargo, los experimentos de Bandura han sido criticados (por ejemplo, Gauntlett, 1995) por varios motivos. Primero, es difícil generalizar desde la agresión hacia un muñeco bo-bo (que está destinado a ser golpeado) hasta la violencia de persona a persona. En segundo lugar, puede ser posible que los niños estuvieran motivados simplemente para complacer al experimentador en lugar de ser agresivos. En otras palabras, los niños pueden haber visto los videos como instrucciones, en lugar de incentivos para sentirse más agresivos. Tercero, en un último estudio (1965), Bandura incluyó una condición en la que el modelo adulto fue castigado por golpear a la muñeca bo-bo siendo castigado físicamente. Específicamente, el experimentador empujó al adulto hacia abajo en el video y lo golpeó con un periódico mientras lo reprendía. Esta violencia de persona a persona en realidad disminuyó los actos agresivos en los niños, probablemente debido al refuerzo indirecto. No obstante, estos últimos resultados indican que incluso los niños pequeños no imitan automáticamente la agresión, sino que consideran el contexto de la agresión.

Dado que algunos académicos estiman que la visión de los niños sobre la violencia en los medios es bastante común, las preocupaciones sobre los medios a menudo siguen enfoques teóricos de aprendizaje social.

Teoría cognitiva social

Las teorías cognitivas sociales se basan en la teoría del aprendizaje social, pero sugieren que la agresión puede activarse aprendiendo y preparando guiones agresivos. La desensibilización y la excitación / excitación también se incluyen en las últimas teorías cognitivas sociales. El concepto de desensibilización ha despertado un gran interés por parte de la comunidad académica y el público en general. Se teoriza que con la exposición repetida a la violencia en los medios, se produce una saturación psicológica o ajuste emocional de tal manera que los niveles iniciales de ansiedad y asco disminuyen o se debilitan. Por ejemplo, en un estudio realizado en 2016, una muestra de estudiantes universitarios fueron asignados al azar para jugar un videojuego violento o no violento durante 20 minutos. Luego se les pidió que vieran un video de 10 minutos de violencia en la vida real. Se observó que los estudiantes que habían jugado videojuegos violentos se vieron significativamente menos afectados por un acto agresivo simulado que aquellos que no jugaron los videojuegos violentos. Sin embargo, el grado en que la simulación fue "creíble" para los participantes, o al cual los participantes pudieron haber respondido a las "características de la demanda" no está claro (ver las críticas a continuación). No obstante, la teoría cognitiva social fue posiblemente el paradigma más dominante de los efectos de la violencia en los medios durante muchos años, aunque ha sido objeto de críticas recientes (por ejemplo, Freedman, 2002; Savage, 2004). Estudios recientes han sugerido que las teorías cognitivas sociales de la agresión están desactualizadas y deberían retirarse. Algunos estudiosos también sostienen que la visión continua de los actos violentos hace que los adolescentes sean más susceptibles a ser violentos.

Modelo de catalizador

Una teoría alternativa es el modelo catalizador (Ferguson et al., 2008) que se ha propuesto para explicar la etiología de la violencia. El modelo de catalizador es una nueva teoría y no se ha probado exhaustivamente. Según el modelo catalizador, la violencia surge de una combinación de influencias genéticas y sociales tempranas (en particular, la familia y los pares). Según este modelo, la violencia en los medios se considera explícitamente como una influencia causal débil. Los actos violentos específicos están "catalizados" por circunstancias ambientales estresantes, con menos estrés requerido para catalizar la violencia en individuos con mayor predisposición a la violencia. Algunos trabajos iniciales han respaldado este punto de vista (por ejemplo, Ferguson et al., 2008). La investigación reciente con los reclusos también ha brindado apoyo para el modelo de catalizador. Específicamente, como lo sugiere el modelo catalizador, los perpetradores de crímenes a veces incluían elementos o comportamientos estilísticos en sus crímenes que habían visto en los medios, pero la motivación para cometer crímenes en sí misma no estaba relacionada con la visualización de los medios.

Teoría del pánico moral

Una teoría final relevante a esta área es el pánico moral. Aclarada en gran parte por David Gauntlett, esta teoría postula que las preocupaciones sobre los nuevos medios son históricas y cíclicas. Desde este punto de vista, una sociedad forma una creencia negativa predeterminada sobre un nuevo medio, típicamente no utilizado por los miembros mayores y más poderosos de la sociedad. Los estudios de investigación y las posturas tomadas por académicos y políticos tienden a confirmar la creencia preexistente, en lugar de observar y evaluar desapasionadamente el tema. Finalmente, el pánico desaparece después de varios años o décadas, pero finalmente reaparece cuando se introduce otro nuevo medio.

Criticas

Aunque organizaciones como la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Psicológica Estadounidense han sugerido que se han realizado miles (3500 según la AAP) de estudios que confirman este enlace, otros han argumentado que esta información es incorrecta. Por el contrario, solo unos doscientos estudios (confirmados por metaanálisis como Paik y Comstock, 1994) se han llevado a cabo en revistas científicas revisadas por pares sobre los efectos de la violencia en televisión, cine, música y videojuegos. Los críticos argumentan que aproximadamente la mitad encuentra algún vínculo entre los medios y la agresión posterior (pero no el crimen violento), mientras que la otra mitad no encuentra un vínculo entre el consumo de medios violentos y la agresión posterior de ningún tipo.

Las críticas al vínculo de la violencia en los medios se centran en una serie de problemas metodológicos y teóricos que incluyen (entre otros) los siguientes (ver Bryce y Kaye, 2011; Freedman, 2002; Olson, 2004; Tedeschi y Quigley, 1996; Pinker, 2002) :

  1. No controlar adecuadamente las condiciones experimentales al evaluar resultados agresivos entre juegos violentos y no violentos (ver Adachi y Willoughby, 2010). Tradicionalmente, los investigadores han seleccionado un juego violento y uno no violento, pero muestran poca consideración de las respuestas potencialmente diferentes a estos juegos como resultado de las diferencias en otras características del juego (por ejemplo, nivel de acción, frustración, disfrute).
  2. No reconocer el papel de los contextos sociales en los que se experimenta la violencia en los medios. Dentro de los modelos teóricos que explican la influencia de la exposición violenta a los videojuegos en actitudes y comportamientos agresivos, no se reconoce la comprensión de la influencia de las experiencias y contextos de juegos sociales en estos resultados. Es decir, los resultados diferenciales de los juegos surgen como resultado de diferentes contextos sociales (juegos en línea versus juegos fuera de línea) y dinámicas sociales involucradas en las experiencias de juegos sociales (Kaye y Bryce, 2012). Los modelos teóricos existentes suponen que los resultados de los juegos son equivalentes, independientemente de estos contextos diferentes. Esta es una limitación clave de la teoría actual dentro de la investigación sobre violencia en los medios
  3. No emplear medidas estandarizadas, confiables y válidas de agresión y exposición a la violencia en los medios. Aunque la medición de variables psicológicas siempre es difícil en el mejor de los casos, generalmente se acepta que las técnicas de medición deben ser estandarizadas, confiables y válidas, como se demuestra empíricamente. Sin embargo, algunos académicos argumentan que las herramientas de medición involucradas a menudo no están estandarizadas, se emplean descuidadamente y no informan los coeficientes de confiabilidad. Los ejemplos incluyen la "Prueba de tiempo de reacción competitiva" en la que los participantes creen que están castigando a un oponente por perder en una prueba de tiempo de reacción al someterlo a golpes de ruido o descargas eléctricas. No existe una forma estandarizada de emplear esta tarea, lo que aumenta la posibilidad de que los autores puedan manipular los resultados para respaldar sus conclusiones. Esta tarea puede producir docenas de diferentes formas posibles de medir la "agresión", todo a partir de los datos de un solo participante. Sin una forma estandarizada de emplear y medir la agresión usando esta tarea, no hay forma de saber si los resultados informados son una medida válida de agresión o si se seleccionaron entre las posibles alternativas simplemente porque produjeron resultados positivos donde otras alternativas no lo hicieron. Ferguson y Kilburn, en un artículo en el Journal of Pediatrics, descubrieron que las medidas de agresión mal estandarizadas y validadas tienden a producir efectos más altos que las medidas de agresión bien validadas.
  4. No informar resultados negativos. Algunos estudiosos sostienen que muchos de los artículos que pretenden hallazgos positivos con respecto a un vínculo entre la violencia en los medios y la agresión posterior, en una lectura más cercana, en realidad tienen resultados negativos o no concluyentes. Un ejemplo es la parte experimental de Anderson & Dill (2000; con videojuegos) que mide la agresión de cuatro maneras diferentes (usando una medida de agresión no estandarizada, no confiable y no validada, la Prueba de tiempo de reacción competitiva mencionada anteriormente) y encuentra importancia para solo uno de Esas medidas. Si se hubiera empleado correctamente un ajuste estadístico conocido como corrección de Bonferroni, ese cuarto hallazgo también habría sido insignificante. Este tema de los informes selectivos difiere del efecto de "cajón de archivos" en el que las revistas no publican artículos con resultados negativos. Más bien, esto se debe a que los autores encontraron una "mezcla" de resultados y discutieron solo los hallazgos de apoyo e ignoraron los hallazgos negativos dentro de un solo manuscrito. El problema de no informar sobre hallazgos no significativos (el llamado "efecto archivador") es un problema en todas las áreas de la ciencia, pero puede ser un problema particular para áreas publicitadas como la violencia en los medios.
  5. No tener en cuenta las "terceras" variables. Algunos estudiosos sostienen que los estudios sobre violencia en los medios de comunicación no suelen tener en cuenta otras variables como la genética, la personalidad y la exposición a la violencia familiar que pueden explicar por qué algunas personas se vuelven violentas y por qué esas mismas personas pueden optar por exponerse a los medios violentos. Varios estudios recientes han encontrado que, cuando se controlan factores como la salud mental, el entorno familiar y la personalidad, no queda relación predictiva entre los videojuegos o la violencia televisiva y la violencia juvenil (Ferguson, San Miguel y Hartley, 2009; Ybarra et al., 2008, Figura 2).
  6. No definir adecuadamente la "agresión". Las medidas experimentales de agresión han sido cuestionadas por los críticos (Mussen y Rutherford, 1961; Deselms y Altman, 2003). La principal preocupación de los críticos ha sido la cuestión de la validez externa de las medidas experimentales de agresión. La validez del concepto de agresión en sí, sin embargo, rara vez se cuestiona. Existen taxonomías altamente detalladas de diferentes formas de agresión. Si los investigadores están de acuerdo con la terminología particular utilizada para indicar los subtipos particulares de agresión (es decir, la agresión relacional versus la agresión social), los conceptos de agresión siempre se definen operacionalmente en revistas revisadas por pares. Sin embargo, muchas de estas definiciones operativas de agresión son criticadas específicamente. Muchas medidas experimentales de agresión son bastante cuestionables (es decir, Mussen y Rutherford, 1961; Berkowitz, 1965; Bushman y Anderson, 2002; Deselms y Altman, 2003). Otros estudios no logran diferenciar entre la "agresión" destinada a causar daño a otra persona y el "juego agresivo" en el que dos individuos (generalmente niños) pueden pretender participar en un comportamiento agresivo, pero lo hacen de manera consensuada con el fin de disfrutar mutuamente. (Goldstein)
  7. Pequeños tamaños de "efectos". En el mundo de la investigación, el significado de "significación estadística" puede ser ambiguo. Una medida del tamaño del efecto puede ayudar en la interpretación de la significación estadística. En un metaanálisis de 217 estudios de Paik y Comstock (1994), los tamaños del efecto para los experimentos fueron r = .37 yr = .19 para las encuestas, que son efectos pequeños a moderados. Sin embargo, la mayoría de estos estudios en realidad no midieron la agresión contra otra persona. Paik y Comstock señalan que cuando se considera la agresión hacia otra persona, y particularmente el crimen violento real, la relación entre la violencia en los medios y estos resultados es casi nula. Los efectos pueden variar según su tamaño (por ejemplo, los efectos de comer plátanos en su estado de ánimo podrían ser "estadísticamente significativos", pero serían pequeños, casi imperceptibles, mientras que el efecto de una muerte en la familia inmediata también sería "estadísticamente significativo" "pero obviamente mucho más grande). Los estudios de violencia en los medios generalmente producen efectos transitorios muy pequeños que no se traducen en grandes efectos en el mundo real. Los investigadores de la violencia en los medios de comunicación a menudo defienden esto afirmando que muchos estudios médicos también producen pequeños efectos (aunque, como Block y Crain, 2007, señalan, estos investigadores pueden haber calculado mal los tamaños de los efectos de la investigación médica).
  8. Las tasas de violencia en los medios no están correlacionadas con las tasas de delitos violentos. Una limitación de las teorías que vinculan la violencia en los medios con la violencia social es que la violencia en los medios (que parece haber aumentado de manera constante e indefectible desde la década de 1950) debería correlacionarse con el crimen violento (que ha ido en aumento a lo largo de la historia humana). Al analizar solo los datos de la década de 1950 hasta la década de 1990, los investigadores de la violencia en los medios crean la ilusión de que existe una correlación, cuando en realidad no la hay. Grandes picos en crímenes violentos en los Estados Unidos ocurrieron sin picos de violencia en los medios asociados durante la década de 1880 (cuando se mantuvieron los registros) y 1930. La tasa de homicidios en los Estados Unidos nunca ha sido más alta que durante la década de 1930. Del mismo modo, esta teoría no explica por qué las tasas de delitos violentos (incluso entre los menores) cayeron drásticamente a mediados de la década de 1990 y se han mantenido bajos, durante un tiempo en que la violencia en los medios ha seguido aumentando y vieron la adición de videojuegos violentos. Por último, los investigadores de violencia de medios no pueden explicar por qué muchos países con tasas de violencia de medios similares o iguales a los EE. UU. (Como Noruega, Canadá, Japón, etc.) tienen tasas de delincuencia violenta mucho más bajas. El propio estudio internacional de Huesmann y Eron (que a menudo se cita en apoyo de los efectos de la violencia en los medios) no logró encontrar un vínculo entre la violencia televisiva y el comportamiento agresivo en la mayoría de los países incluidos en el análisis (incluidos Estados Unidos e incluso en estudios sobre Estados Unidos muchachos).
  9. Violencia de los medios en la televisión es un reflejo del nivel de violencia que se produce en el mundo real. Muchos programadores de televisión argumentan que sus programas simplemente reflejan la violencia que ocurre en el mundo real. Zev Braun, de CBS, en 1990 argumentó en un debate sobre el Proyecto de Ley de Violencia que, "Vivimos en una sociedad violenta. El arte imita modos de vida, y no al revés: sería mejor para el Congreso limpiar esa sociedad que limpia ese reflejo de la sociedad ".

Cultura y violencia en los medios La mayoría de esta investigación se deriva de la comunicación estadounidense y la investigación psicológica. Las preocupaciones sobre el "efecto" de la violencia en los medios son mucho menos prominentes en el discurso público y académico en Europa y otras partes del mundo desarrollado. En gran medida, esto se debe a que los académicos europeos y australianos, en particular, reconocen que la relación entre los medios y la cultura es mucho más compleja de lo que a menudo se admite en la investigación psicológica y de comunicaciones en América del Norte. Se reconoce que la cultura es crítica para nuestra comprensión de estas complejidades, y que no hay relaciones causales claras entre cultura, medios, política y violencia humana. Simplemente trabajan de manera complicada a través de interacciones sociales e historia.

Un pequeño estudio publicado en Royal Society Open Science el 13 de marzo de 2019 encontró que "tanto los fanáticos como los no fanáticos de la música violenta exhibían un sesgo de negatividad general para las imágenes violentas sobre las imágenes neutrales, independientemente de los géneros musicales".

Respuesta a las críticas.

  1. La ciencia social utiliza experimentos aleatorios para controlar las posibles diferencias entre las condiciones de los medios, aunque deben hacerse con cuidado. En un estudio típico, los niños o adultos jóvenes son asignados aleatoriamente a diferentes condiciones de los medios y luego son observados cuando se les da la oportunidad de ser agresivos. Los investigadores que defienden los efectos causales han defendido su trabajo basado en una teoría metodológica y estadística bien establecida y en datos empíricos.
  2. Con respecto a la naturaleza no concluyente de algunos hallazgos, los investigadores de los medios que defienden los efectos causales a menudo sostienen que son los críticos quienes están malinterpretando o informando selectivamente los estudios (Anderson et al., 2003). Puede ser que ambos lados del debate estén destacando hallazgos separados que son más favorables para su propia "causa".
  3. Con respecto a las "terceras" variables, los investigadores de violencia de medios que defienden los efectos causales reconocen que otras variables pueden desempeñar un papel en la agresión (Bushman y Anderson, 2001) y que la agresión se debe a una confluencia de variables. Estas variables se conocen como "terceras variables" y, si se encuentran, probablemente serían variables mediadoras (que difieren de las variables moderadoras ). Una variable mediadora podría "explicar" los efectos de la violencia en los medios, mientras que una variable moderadora no. Por ejemplo, algunos académicos sostienen que se ha demostrado que la agresividad de los rasgos modera los efectos de la violencia en los medios (Bushman), aunque en algunos estudios la "agresión por rasgos" parece explicar cualquier vínculo entre la exposición a la violencia en los medios y la agresión. También se ha encontrado que otras variables moderan los efectos de la violencia en los medios (Bushman y Geen, 1990). Otro tema es la forma en que los estudios experimentales abordan posibles variables de confusión. Los investigadores utilizan la asignación aleatoria para intentar neutralizar los efectos de lo que comúnmente se cita como tercera variable (es decir, género, agresividad de rasgos, preferencia por medios violentos). Debido a que los diseños experimentales emplean asignación aleatoria a las condiciones, se supone que el efecto de tales variables atributivas en los resultados experimentales es aleatorio (no sistemático). Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los estudios correlacionales, y la falta de control de tales variables en los estudios correlacionales limita la interpretación de dichos estudios. A menudo, algo tan simple como el género es capaz de "mediar" los efectos de la violencia en los medios.
  4. Con respecto a la agresión, el problema puede tener menos que ver con la definición de agresión, sino más bien cómo se mide la agresión en los estudios, y cómo la agresión y el crimen violento se usan indistintamente en el ojo público.
  5. Gran parte del debate sobre este tema parece girar en torno a la ambigüedad con respecto a lo que se considera un efecto "pequeño". Los investigadores de la violencia mediática que defienden los efectos causales sostienen que los tamaños de los efectos observados en los efectos de la violencia mediática son similares a los encontrados en algunas investigaciones médicas que la comunidad médica considera importantes (Bushman y Anderson, 2001), aunque la investigación médica puede sufrir algunas de los mismos defectos de interpretación que las ciencias sociales. Sin embargo, este argumento se ha cuestionado porque se basa en estadísticas erróneas (Block & Crain, 2007). Block & Crain (2007) descubrieron recientemente que los científicos sociales (Bushman y Anderson, 2001) habían calculado mal algunos tamaños de efectos médicos. La interpretación del tamaño del efecto en las ciencias médicas y sociales permanece en su infancia.
  6. Más recientemente, los investigadores de violencia de medios que defienden los efectos causales han reconocido que el consumo de medios sociales y las tasas de delitos violentos no están bien asociados, pero afirman que esto probablemente se deba a otras variables que no se conocen bien. Sin embargo, este efecto sigue siendo poco explicado por las teorías actuales sobre la violencia en los medios, y los investigadores de la violencia en los medios pueden necesitar ser más cuidadosos para no retirarse a una teoría infalificable, una que no puede ser refutada (Freedman, 2002).
  7. Los investigadores que defienden los efectos causales argumentan que la discrepancia de los actos violentos que se ven en la televisión en comparación con los del mundo real es enorme. Un estudio analizó la frecuencia de los crímenes que ocurren en el mundo real en comparación con la frecuencia de los crímenes que ocurren en los siguientes programas de televisión basados ​​en la realidad: America's Most Wanted, Cops, Top Cops, FBI, The Untold Story y American Detective, (Oliver, 1994). Los tipos de delitos se dividieron en dos categorías, delitos violentos y delitos no violentos. El 87% de los delitos que ocurren en el mundo real son delitos no violentos, mientras que solo el 13% de los delitos que ocurren en la televisión se consideran delitos no violentos. Sin embargo, esta discrepancia entre los medios y los crímenes de la vida real puede discutirse en lugar de apoyar las teorías de los efectos de los medios. Algunas investigaciones anteriores vincularon los combates de boxeo con los homicidios, aunque otros investigadores consideran que estos vínculos recuerdan las falacias ecológicas (por ejemplo, Freedman, 2002). Se requiere mucha más investigación para establecer realmente cualquier efecto causal.

Violencia mediática y violencia juvenil

En promedio, los niños en los Estados Unidos pasan seis horas al día conectados a los medios. Sin embargo, varios académicos (por ejemplo, Freedman, 2002; Olson, 2004; Savage, 2004) han señalado que a medida que el contenido de los medios ha aumentado en violencia en las últimas décadas, los crímenes violentos entre los jóvenes han disminuido rápidamente. Debido a que la violencia que se retrata en los medios de comunicación, especialmente en la televisión, generalmente se castiga, no tiene un efecto en la producción de comportamiento violento. Si bien puede parecer evidente que reducir la exposición a la violencia en los medios reducirá la agresión, no está claro qué tipo de intervenciones producirán una reducción en la exposición. El análisis de este estudio muestra que el consumo violento de los medios de comunicación, así como diversas formas de comportamiento parental no empático, condujeron a una delincuencia ligeramente más violenta y a creencias normativas que aprobaban la violencia considerablemente más. A medida que los niños avanzan hacia la adolescencia, la evidencia de actos violentos en relación con los medios violentos se vuelve menos consistente. Aunque la mayoría de los estudiosos advierten que esta disminución no puede atribuirse a un efecto causal, concluyen que esta observación argumenta en contra de los efectos nocivos causales de la violencia en los medios. Un reciente estudio de resultados a largo plazo de jóvenes no encontró una relación a largo plazo entre jugar videojuegos violentos o mirar televisión violenta y violencia juvenil o intimidación.

Relación entre violencia en los medios y comportamientos agresivos menores.

Dado que hay poca evidencia que vincule la violencia en los medios con la agresión física grave, el acoso escolar o la violencia juvenil, en la actualidad la mayor parte del debate parece centrarse en si la violencia en los medios puede influir en formas más agresivas menores. Un artículo publicado en 1987 que revisaba una historia de casos judiciales relacionados con actos violentos de jóvenes mostró que los tribunales dudaban en responsabilizar a los medios por los actos violentos. En la actualidad, no se ha alcanzado un consenso sobre este tema. Por ejemplo, en 1974, el Cirujano General de los Estados Unidos testificó ante el Congreso que "el consenso abrumador y el informe del Comité Asesor Científico unánime indican que la violencia televisada, de hecho, tiene un efecto adverso en ciertos miembros de nuestra sociedad". Sin embargo, en 2001, la oficina del Cirujano General de los EE. UU., El Departamento de Salud y Servicios Humanos se había revertido en gran medida, relegando la violencia de los medios a un papel menor y notando muchas limitaciones serias en la investigación. Los estudios también han estado en desacuerdo sobre si la violencia en los medios contribuye a la desensibilización

Violencia mediática y estudios culturales

Gran parte de la investigación sobre los medios y la violencia proviene de los Estados Unidos, particularmente los campos de investigación relacionados con la psicología y los estudios de medios / comunicación. La investigación en Europa y Australia sobre la relación entre los medios y la violencia es mucho más amplia y está mucho más claramente incrustada en la política, la cultura y las relaciones sociales. El libro de Jeff Lewis, Cultura de los medios y violencia humana desafía los enfoques convencionales para la investigación de la violencia en los medios. Lewis argumenta que la violencia se genera en gran medida a través de la interacción de procesos sociales y modos de pensamiento que se actualizan constantemente a través de los medios, la política y otros discursos culturales. La violencia se presenta continuamente como 'autorizada' o 'legítima' dentro de los textos gubernamentales, legales y narrativos de los medios. En consecuencia, Lewis discute con la proposición de que la violencia es "natural" o que la violencia es causada por medios de cualquier tipo. Más bien, los medios interactúan con modos de pensamiento o "conciencia" generados y heredados culturalmente para crear las condiciones en las que puede ocurrir la violencia. Estas formas de "pensamiento violento" están integradas en procesos históricamente arraigados de organización social jerárquica. Estos sistemas organizacionales jerárquicos dan forma a nuestro conocimiento y creencias, creando un fermento en el cual la violencia es normalizada y autorizada por los gobiernos y otras instituciones poderosas. El vínculo entre la violencia y los medios es, por lo tanto, muy complejo, pero existe dentro del marco normativo de la cultura moderna.